De carpintero a abogado

logo-azul-carpintero-flores-abogadosEsta es una historia de superación y de mucha inspiración para los profesionales del derecho. Juan Garmendia hoy se gradúa de abogado después de muchos años de trabajo duro de día y estudiar en la universidad de noche. Es la historia de muchos en este país pero hoy le toca a Juan y sus colegas están muy felices de compartir con él sus logros.

Juan siempre tuvo el deseo de ser abogado, pero no pudo realizar ese sueño sino hasta 20 años más tarde. Desde pequeño aprendió el oficio de carpintero, su tío Andrés le enseñó todo lo que sabía acerca de la madera y Juan siempre con mucho entusiasmo de aprender lo acompañó por veinte años en su carpintería en donde realizaban todo tipo de muebles rústicos, con acabados tradicionales típicos de la región.

A los treinta años su vida da un giro inesperado, a la carpintería llega Luisa, una abogada civil que le encarga a Juan una cunita para su bebé que nacerá pronto. Juan conversa con ella y le cuenta acerca de que le gusta leer mucho libros de derecho y conoce un par de casos que han sacudido al país últimamente. Laura le comenta que en la universidad de la ciudad están dando becas para estudiar y le pregunta por qué no se anima y va por ello.

Juan redacta una carta y la envía a la universidad. Las autoridades y el jurado quedan tan impresionados que deciden concederle una entrevista y el amigo Juan junto con otros dos compañeros, obtienen la beca trabajo. Y hoy después de cinco años Juan Garmendia está recibiendo su título de abogado mercantil. ¡Y todo comenzó con un sueño!

‘Nunca es tarde para ser lo que tienes que ser’, así le dijo Laura ese día en la carpintería ¡y así fue!