Enseñar es un derecho y un deber

Group of Multiethnic Hands Holding Teaching

Una de las cosas que más entusiasma es poder enseñar a los futuros profesionales del derecho acerca de experiencias y logros para que ellos se motiven a ser mejores cada día y para que aprendan de los errores -que fueron muchos seguramente – aunque bien dicen por allí que ‘nadie aprende con las experiencias ajenas’ es bueno compartir y conversar.

Tener una mirada retrospectiva acerca de las cosas que pasaron y como las enfrentaríamos hoy, con los recursos tecnológicos que contamos hoy en día en donde los procesos son más ágiles y no se requiere de tanto papeleo pues lo digital es la norma y el derecho a pesar de ser una carrera muy tradicional se ha adaptado a los cambios poco a poco.

También es reconfortante para un abogado asistir a charlas en donde pueda interactuar con personas que no forman parte del área jurídica y enseñarles cómo protegerse ante una eventualidad, bien sea un despido injustificado, una estafa o como registrar una marca o patente.

En el mes de julio varios colegas asistieron a la Universidad del Valle a participar en un ciclo de charlas de emprendimiento en donde como tema principal se habló acerca de registrar una pequeña o mediana empresa brindando herramientas muy efectivas para poder realizar dicho trámite de una forma fácil y rápida. Se conversó acerca de la posibilidad de registrar compañías por medio de la plataforma online del gobierno de la ciudad que fue diseñada luego de la aprobación de la ley de PYMES y que está teniendo muy buenos resultados. Sin embargo, no todos están familiarizados con algunos procesos y brindar información y consultoría ese día fue el objetivo principal, una experiencia muy gratificante.

La educación es un derecho y un deber. El que enseña algo aprende dos veces. Hay que aportar como profesionales para la sociedad y el país.